Por: Christiam Cordero Rocha 
Instituto Boliviano de Metrología

La Acreditación es un proceso voluntario, mediante el cual una organización mide la calidad y el rendimiento de sus productos, comparándolos con estándares nacionales e internacionales previamente definidos, pasando de una autoevaluación a una evaluación externa de acreditación. Su importancia radica en el hecho de lograr el aseguramiento de calidad de los servicios o productos generados y que los mismos cuentan con todo un sistema integrado que lo respalda. 
En Bolivia, el Organismo Boliviano de Acreditación fue creado en febrero de 1997 y, en 2005, incluido en la estructura del Instituto Boliviano de Metrología (IBMETRO) como la Dirección Técnica de Acreditación, con la prestación de servicios de acreditación de productos, sistemas de gestión ambiental, aseguramiento de la calidad, personal, organismos de inspección y verificación, laboratorios de ensayo y calibración. 
A la fecha, el IBMETRO, a través de la DTA, tiene más de 2.000 servicios prestados en el territorio nacional, entre acreditaciones y reacreditaciones, en los sectores de hidrocarburos, minería, alimentos, agua y saneamiento básico, medio ambiente, manufacturero textil, entre los más relevantes. 
Cada año, el Foro Internacional de Acreditación establece un tema sobre el cual genera acción en los diferentes países, siendo esta gestión: el apoyo a la implementación de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). 
Desde la acreditación se puede lograr un aporte considerable en el cumplimiento de estos objetivos, por ejemplo, en la otorgación de confiabilidad para sectores productivos y de alimentos, ligado a cumplir el objetivo de ‘Hambre Cero’; a las instancias del sistema de salud (Salud y Bienestar); actores que permiten accesibilidad al servicio de agua potable y saneamiento básico (Agua y Saneamiento); generación de electricidad y energías limpias; industria, innovación e infraestructura, ligada a promover el desarrollo industrial y sus actores; entre las más relevantes.           
En Bolivia, tanto la Agenda Patriótica (al 2025), como el Plan de Desarrollo Económico y Social (PDES) se convierten en los documentos nacionales de priorización del desarrollo, incluyendo dentro de su estructura los 13 Pilares hacia el Bicentenario.   
Ambos tienen una articulación con los ODS y con ello es posible medir de manera parcial las contribuciones nacionales a los objetivos para el 2030.
El Plan de Desarrollo Económico y Social 2021-2025, incluirá y consolidará las políticas de reactivación económica, en el marco de la lucha contra la pandemia. Por tanto, la Acreditación se convierte en un elemento relevante de apoyo al fortalecimiento de las competencias organizacionales que repercuten en la generación de ventajas competitivas en la empresa y/o en el sector; generando mejores condiciones para la aplicación de las políticas públicas previstas.  
Es vital el desarrollo de la Acreditación en sectores clave, ligados al Modelo Económico Social Comunitario Productivo y a las políticas de reactivación, tales como los sectores Estratégicos generadores de excedentes, entre ellos: Hidrocarburos, Energía y Minería; o los sectores generadores de ingresos y empleo: Industria, Manufactura, Agropecuario, Comercio, Transporte, entre otros. De manera complementaria, no se debe descuidar aquellos actores ligados a la lucha contra la pandemia en el sector de salud. 
Corresponde a IBMETRO continuar con la promoción de la Acreditación y la priorización de sectores ligados a la reactivación ¡Es tiempo de la Acreditación con reactivación! 
 

Imagen

Noticia